Tu bolsa de compras
ícono Cerrar alternativa
DESCUENTOS VERDES ♡ Unidades limitadas, hasta el 30/11/2019 DESCUENTOS VERDES ♡ Unidades limitadas, hasta el 30/11/2019
Lufa Esponja Vegetal
Lufa Esponja Vegetal
Lufa Esponja Vegetal
Lufa Esponja Vegetal

Manelun

Lufa Esponja Vegetal

$2.490 $1.950

¿Aburrida de usar esponjas plásticas para limpiar las ollas y platos? Algunos ya sabemos todo el daño que generan los microplásticos y su contaminación del mar, sin contar que tardan siglos en descomponerse. La naturaleza es tan sabia, que nos brindó una solución ecológica, se llama Lufa, la conocida y multifacética esponja vegetal.

La lufa es una planta trepadora de la familia de los pepinos. Su nombre es de origen árabe y sus frutos de forma muy parecida a los zapallos italianos, al secarse al final del verano, luego de pelarlas y sacarles las semillas, se convierten en esponjas vegetales.

Son muy versátiles, su principal uso es de como producto de limpieza para lavar los platos u ollas sin rallarlas y cuidando de paso nuestras manos porque al contacto con el agua es muy suave. Puedes complementar tu lavado con detergente ecológico para evitar dañar tus manos con químicos.

Además se usan para el cuidado de la piel, porque exfolian, estimulan la circulación y previenen la aparición de la celulitis, siendo incluso en algunos casos también la usan pieles más sensibles. 

En la higiene facial puede usarse como exfoliante natural, indicada incluso para pieles más grasas, porque su textura favorece la apertura de los poros, limpiándolos. Siempre recordemos que la piel hay que tratarla con mucha cuidado por lo que recomendamos usar este exfoliante con agua y suavizar, sin ejercer mucha presión.

CARACTERÍSTICAS:
  • Son biodegradables y compostables.
  • Hipoalergénicas.
  • 100% origen vegetal.
  • Libre de BPA.
  • Son reutilizables.
  • Color crudo a blanco natural.
  • 15 a 20 cms. de largo (cada una es diferente).
  • Peso: 5 -7 grs.

Dile adiós a las esponjas sintéticas derivadas del petróleo y prueba la lufa que no daña tu piel ni al Planeta.